Cuentos Cortos

Página en Blanco

CHAMBERGO

prostiCollabProstitutecopyhttp://www.hipokrisy.net/wp-content/uploads/2012/08/prostiCollabProstitutecopy.jpg 744w" sizes="(max-width: 218px) 100vw, 218px" />

Carlos mira desde su ventana en el segundo piso a una mujer que se pasea sola por la calle, a esa hora desierta. Es de noche. Desciende rápido las escaleras, la observa y se le aproxima:

-Perdóneme, pero me pareció que me hizo una señal para que le encendiese el cigarrillo que trae en su mano.

La mujer se la extiende y le dice sonriente:

-¡Qué amable es usted¡ Me hacía falta fumarme este cigarrillo.

Carlos le hace una pequeña reverencia, un gesto de cortesía, elegante.

-Permítame que me presente: Carlos Silva Pérez, para servirle. Me gustaría conversar con usted, si no le importuna.

Sin esperar la reacción de la mujer, comienza a hablarle, como si fuese una vieja amiga.

-Mi pasión es escribir, aspiro a ser un buen escritor, vale decir, quiero crear mi propio estilo. Decidí salir a pasear para airearme un poco. Me ha costado empezar mi relato, se me atascaron las ideas, mi imaginación está en blanco. Hace un tiempo, a partir de una fábula muy conocida, creé una pequeña pieza teatral llamada “La pulga y el elefante”, en dos actos, tres escenas y un desenlace incierto, sujeto a las interpretaciones del público asistente. La idea era que los espectadores recrearan los finales posibles. Además le incorporé un perrito como narrador. La estrené el año pasado. Fue bien acogida por la crítica, eso me estimuló a escribir su continuación: “La pulga y el elefante, fin de un romance”, en la que trabajo en estos momentos. Pero las páginas se me resisten. Incluiría estas obras, con las debidas proporciones, en el género del absurdo, tal vez usted conozca algunos ejemplos literarios, hay muchos.

La mujer lo ha escuchado con atención, y no hace comentarios. Lo mira con curiosidad.

-A usted, ¿le gusta leer? No me crea vanidoso, aunque la mayoría de los escritores lo son. Espero no aburrirla con mi monólogo latoso, es una especie de deformación profesional, tenía ganas de hablar, y me pareció interesante conversar con una desconocida. La verdad, es que casi siempre vivo solo, no tengo muchas amistades. Pero, aunque no quiero ser impertinente, me gustaría saber quién es usted, conocer su nombre, tengo curiosidad por saber qué la trajo hasta aquí a estas horas de la noche. Puede ser muy peligroso para una mujer joven, bella, de buena figura, con un vestido atrayente. Nunca se sabe, aunque este barrio es bastante tranquilo. Permítame que la acompañe, me sentiría más seguro.

De repente, sin tener claro por qué, la mujer le despierta una atracción incontenible, imagina que este encuentro fortuito podría ser el inicio de una aventura apasionante. Al fin se siente iluminado, le llega la inspiración que le ha hecho falta en los últimos meses. Se considera un seductor en potencia, dispuesto a mostrar todas sus habilidades amatorias con la atrayente desconocida.

La mujer ha guardado silencio, mira hacia otro lado y le señala los frondosos árboles que pueblan la avenida, sus hojas mecidas por el suave viento que sopla en ese momento. Después, comienzan a caminar, y entonces le responde:

-Me llamo Laura, y también paseo, como usted, disfruto a veces de estas noches claras y estrelladas, me sirven para soñar, me encantan las arboledas de este barrio.

-Su presencia tan repentina, extraña, este encuentro inesperado me estimula para escribir una novela, mi primera novela, tal vez sea una historia de amor y acción, con situaciones ambiguas. Con un final que todavía no puedo concebir, pero será imprevisto, desconcertante. Hasta la fecha sólo he escrito cuentos breves, relatos anecdóticos sobre diversos temas, me intereso en especial en las historias fantásticas. Pero me parece que estoy empezando a cansarla con la historia de mi vida, discúlpeme la confianza. ¿Le agradaría que le narrara la historia de la pulga y el elefante, aunque es bastante conocida como chiste? Nos puede servir para amenizar este momento tan prometedor.

-Por supuesto que sí. Cuéntemela, se lo ruego, no me deje en la duda.

Carlos hace una pausa, y comienza su relato:

“Un día, la pulga le pide al elefante que la ayude a atravesar el río y la conduzca hasta la otra orilla:

“-Por favor, señor elefante, ¿podría usted llevarme al otro lado? No me atrevo a ir sola.

“-Claro que sí, señorita pulga, con mucho agrado. Súbase hasta mi lomo.

“La pulga pega un salto y se acomoda en el dorso del elefante. Cuando llegan a su destino, le dice:

“-Muchas gracias, señor elefante, ha sido usted muy amable.

“-¿Cómo que gracias, señorita pulga? Ya, pues, comience a bajarse los calzones.”

Laura se ríe de buena gana y lo felicita por su ingenio para contar el chiste conocido.

-Me gustó mucho, sobre todo ese final tan divertido. Pero no me estará insinuando que yo haga lo mismo que le pidió el elefante a la pulga. –Y suelta una carcajada discreta, que sin ser provocadora confunde a Carlos.

-Ahora, por favor, dígame a que se dedica, cuál es su profesión, no me la imagino sólo como una dueña de casa, consagrada a sus hijos y marido. ¿A propósito, ¿es usted casada?

-No, no lo estoy, y adoro a mis dos hijos.

Por primera vez lo mira con fijeza a los ojos, con sus grandes ojos verdes:

-Sí, es verdad, tengo una profesión. Me gano la vida como prostituta, ya que usted me lo pregunta. Y soy de las caras, tengo clientes muy escogidos. Con usted haría una excepción, me ha caído muy simpático, es joven y bastante atractivo, además con una elocuencia seductora. Tal vez pueda interesarle volver a verme. Pero debo advertirle que no trabajo gratis y mi tarifa no está al alcance de cualquiera. Cobro doscientos cincuenta mil pesos por un par de horas. Soy muy reservada y me cuido mucho cuando selecciono a mis clientes, casi todos adultos mayores, a pocos les doy mi tarjeta de visita.

Se la muestra y se la entrega con suavidad, casi con ternura:

LAURA PULGAR CANNES

Disfunciones sexuales en el adulto mayor. Seriedad y discreción

-No le recomiendo los viernes, ese día tengo mucha demanda. Tampoco trabajo sábados ni domingos. Los fines de semana se los dedico a mis hijos.

Se le aproxima, le hace un gesto coqueto y le susurra un número telefónico al oído.

-No lo olvide, sólo trabajo durante el día, en las noches me gusta pasear. Si usted me llama, le daré gustosa mi dirección. Deberá recordar la clave: e l e f a n t e, y no lo tome a broma, le hablo muy en serio.

Carlos recibe la tarjeta sin sorpresa, se siente inspirado para escribir la segunda parte de su pieza teatral.

-No sabe cuánto le agradezco esta conversación, aunque la verdad es que prácticamente he hablado sólo yo. El encuentro ha sido muy provechoso para mí, y no creo que usted lo haya pasado tan mal. Gracias de veras. Le deseo muy buena suerte. Unos de estos días espero telefonearle para que concertemos la cita. Tal vez podría hacer otra excepción y no cobrarme, o cobrarme menos, no dispongo de mucho dinero, soy un escritor pobre. A lo mejor en ese momento le despierto algo más que una simple curiosidad, podría ser el comienzo de un romance.

A mí, usted me agrada mucho. “He fallado como seductor” –se dice. “Pero la aventura valió la pena.”

Le da un beso en la mejilla y le sujeta las manos con suavidad. Luego observa como la mujer se aleja sin prisa, con aire desenvuelto, sin llamar mucho la atención. Finalmente llega a la esquina, y se pierde en la noche tranquila.

Carlos sube rápidamente las escaleras y se introduce en el departamento, presuroso, excitado. Se abalanza sobre el computador y teclea sin parar todo lo que se le viene a la mente, sus ideas están más claras. Decide cambiar el título del proyecto, se llamará ahora:

LA PULGA Y EL ELEFANTE, COMIENZO DE UN ROMANCE

“Acto I

“Escena I

“Aparece en escenario el perrito narrador, antes de que la pulga le salte encima. Se escucha un leve ladrido.

Perrito:

“-Como decíamos ayer,… el elefante le había dicho a la pulga:

Elefante:

“….-Cómo que gracias, señorita pulga, ya pues, comience a bajarse los calzones.

Pulga:

“-Muy bien, de acuerdo señor elefante, pero debe usted pagarme doscientos cincuenta mil pesos por adelantado. Esa es mi tarifa, ni un peso menos, además tiene usted que apurarse, ese valor es por sólo una hora. Si desea permanecer más tiempo conmigo deberá cancelarme una suma adicional, no lo hago por amor.

“El elefante duda un instante y finalmente accede, la pulga es sumamente atractiva y coqueta.

Elefante:

“-Estamos de acuerdo, señorita pulga, pese a este comienzo tan poco alentador, tengo la esperanza de que sea el inicio de un gran romance, usted me atrae poderosamente…”

Carlos se detiene un instante, reflexiona sobre la continuación del relato. Luego prosigue escribiendo con fluidez, su imaginación se desborda. Ha encontrado la fórmula para construir su relato. La historia sin fin de la pulga y el elefante.

Las páginas ya no seguirán más en blanco.

SOBRE EL AUTOR

Manuel Pastrana Lozano (CHAMBERGO) es un escritor chileno-español que reside actualmente en Santiago de Chile.  Su biografía—entre otras cosas— incluye periodismo y profesorado en el mismo, a la vez que servicio con las Naciones Unidas (Ginebra) y, anteriorment, cargos gerenciales en la Editorial Nacional Quimantú en los años turbulentos que precedieron a la caída del Presidente Allende.

Print Friendly
Did you like this? Share it:

6 comments on “Cuentos Cortos

  1. Me gustó mucho este cuento de Manuel Pastrana. El autor deja la trama muy bien hilada y el tema se cubre en su totalidad con una mezcla de fantasía y datos prosaicos que quedan en equilibrio perfecto. Hice un search con Google pero no encuentro más datos del autor, ni libros a su nombre tampoco.

    Por mi parte he tratado de escribir cuentos en varios formatos pero aun no me he “graduado” como para atreverme a publicar algo. A mi manera de ver, los cuentos cortos son aun más difíciles de construir que las novelas mismas, y si entra cualquier falla, no perdonan.

    José Villalón Caviedes

    Ciudad de México, DF

  2. Don’t speak Spanish well, but what I understood of this short story makes me think it’s a terrific work of creative imagination. Perhaps the author should consider a translation.

    Kudos, in the meantime.

  3. Chambergo denota mucha originalidad. PAGINA EN BLANCO es una historia corta muy cautivante. Espero que veamos más de este escritor.

    Felipe María Montoya

    Santurce, PR

  4. Me encanta la construcción de este cuento y la manera en que el autor lo transforma de una cosa simple a una joyita literaria. ¿Veremos más?

    G. Ayañez

    Bogotá

  5. Don’t know enough Spanish to write a note proficiently here but must say I understood this short story well to declare it is extremely engaging. The writer is indeed very unusual, very gifted. Please let me know if there is an English translation in the works in case he should have a book.

    D.H. Russell

    Burlington, VT

  6. Estupendos cuentos que resuenan facilmente en la memoria y producen imagenes a veces un poco escalofríantes. Chambergo tiene un talento poco común para arponear estos temas. Fuertes relatos con brevísima preparación. Y a menudo humor inesperado.

    GBA

    Valencia, España

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Not so fast *