Oct 022012
 

EL PASAJERO

Por Chambergo

death-Bergman-Maid-96x96

Miro sorprendido al hombre sentado en la cabina, justo enfrente de mí. Apareció de repente sin que yo pudiese percatarme. No lo vi subirse al tren y menos instalarse en el compartimiento. Era un encuentro asombroso, que no tenía para mí explicación posible. Durante el trayecto estuvo casi todo el tiempo observándome, sin quitarme su inquietante mirada de encima. Lucía un atuendo inverosímil, fantasmagórico, jamás visto en mi vida, y su edad parecía indefinible, intemporal. Era un personaje imprevisto, surgido desde las tinieblas. Continue reading »

Did you like this? Share it:
Aug 112012
 

Página en Blanco

CHAMBERGO

prostiCollabProstitutecopy

Carlos mira desde su ventana en el segundo piso a una mujer que se pasea sola por la calle, a esa hora desierta. Es de noche. Desciende rápido las escaleras, la observa y se le aproxima:

-Perdóneme, pero me pareció que me hizo una señal para que le encendiese el cigarrillo que trae en su mano.

La mujer se la extiende y le dice sonriente:

-¡Qué amable es usted¡ Me hacía falta fumarme este cigarrillo.

Carlos le hace una pequeña reverencia, un gesto de cortesía, elegante.

-Permítame que me presente: Carlos Silva Pérez, para servirle. Me gustaría conversar con usted, si no le importuna.

Sin esperar la reacción de la mujer, comienza a hablarle, como si fuese una vieja amiga.

-Mi pasión es escribir, aspiro a ser un buen escritor, vale decir, quiero crear mi propio estilo. Decidí salir a pasear para airearme un poco. Me ha costado empezar mi relato, se me atascaron las ideas, mi imaginación está en blanco. Hace un tiempo, a partir de una fábula muy conocida, creé una pequeña pieza teatral llamada “La pulga y el elefante”, en dos actos, tres escenas y un desenlace incierto, sujeto a las interpretaciones del público asistente. La idea era que los espectadores recrearan los finales posibles. Además le incorporé un perrito como narrador. La estrené el año pasado. Fue bien acogida por la crítica, eso me estimuló a escribir su continuación: “La pulga y el elefante, fin de un romance”, en la que trabajo en estos momentos. Pero las páginas se me resisten. Incluiría estas obras, con las debidas proporciones, en el género del absurdo, tal vez usted conozca algunos ejemplos literarios, hay muchos. Continue reading »

Did you like this? Share it: